CANINOS INCLUIDOS

 

Los CANINOS INCLUIDOS generalmente presentan una falta de espacio en la arcada o bien su posición dentro del hueso es incorrecta. En la mayoría de casos el diente “de leche” permanece incluso hasta edad adulta, ya que no es empujado por el definitivo. Por otra parte, el canino incluido puede lesionar las raíces de los dientes cercanos a él e incluso provocar su caída.

Lo más frecuente en un paciente con un canino incluído es la ausencia de síntomas y suele ser un hallazgo casual. La presencia de un canino de leche o la ausencia del canino de su posición en la arcada en un paciente adolescente o adulto nos hace sospechar de la inclusión del canino.

También puede existir desplazamiento de dientes vecinos que produce maloclusión y problemas estéticos.

El estudio radiológico mediante radiografía periapicales y radiografía panorámica además de ser diagnóstica permite valorar detalles necesarios para el tratamiento.

Un canino incluido puede originar diferentes complicaciones: por impactación puede producir destrucción de la raíz de los dientes vecinos, produciendo necrosis pulpar y otorgando un color oscuro al diente afectado. También puede provocar procesos infecciosos que se manifiestan como una pericoronaritis en forma de absceso, o como una fístula: la infección puede extenderse a seno maxilar (sinusitis), fosas nasales o hacia tejido celular ocasionando el típico flemón. Así mismo puede ocasionar dolor y la aparición de un quiste.

El tratamiento es quirúrgico con anestesia local.

En condiciones favorables se puede intentar un tratamiento conservador quirúrgico-ortodóncico que consiste en la fenestración (apertura de una ventana) del canino y la posterior tracción ortodóncica hasta conseguir la posición funcional del diente.

Dental Mulet - canino incluido